RESERVA TU CONSULTA

Realiza tu Consulta de Tarot

martes, 1 de mayo de 2018

Cuida tu Mazo de Tarot

El Tarot  requiere de un especial cuidado.


Una baraja de Tarot es una herramienta mágica que requiere un tratamiento y cuidado especial. Pero tampoco es algo por lo que tengamos que perder el sueño. Es bastante sencillo hacerlo.

En primer lugar, no podemos guardarla en cualquier sitio. La tradición aconseja envolver el mazo de arcanos con un pañuelo de tela natural (como por ejemplo algodón, lino, seda, etcétera) de color verde, o en su defecto, del color que corresponda al signo zodiacal del tarotista. También puede utilizarse uno de color oscuro (morado o negro).

Cuando no usemos las cartas deberemos guardarlas de esa forma y depositarlas en una caja de madera para preservarlas de miradas indiscretas e influencias negativas. No es necesario que sea un tipo de madera en concreto. Esta caja no debe ser utilizada para ninguna otra cosa mientras la demos este uso.

También es necesario purificar el mazo después de cada consulta para liberarlo de las vibraciones energéticas del consultante y dejarlo así preparado para la siguiente sesión de lecturas.

 
Pasar el mazo por el humo de una varilla de incienso.

Una forma sencilla de hacerlo es pasar la baraja arcano por arcano por encima del humo de una barrita de incienso. El perfume de ésta puede ser el que más te guste, o uno especialmente indicado como el incienso de iglesia o el de Jerusalén, por ejemplo, pero que siempre tenga una base de sándalo. La cada de madera en la que guardamos la baraja también podemos pasarla de vez en cuando por el humo del incienso.



Si procedemos de esta manera, el mazo de Tarot siempre estará preparado para responder fielmente a las preguntas de nuestros consultantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario