Realiza tu Consulta de Tarot

martes, 28 de febrero de 2017

Introducción al Tarot Egipcio



El Tarot Egipcio

Sabemos que el Tarot, independientemente del mazo que queramos elegir, es como un gran libro lleno de sabiduría en el que cada Arcano es un capítulo.

Se le ha denominado el viaje del héroe porque es un camino de iniciación en el que ser humano va evolucionando con cada peldaño, que va desde El Loco hasta El Mundo.

Se trata de representaciones arquetípicas, cada Arcano desempeña un rol, por decirlo de un modo sencillo. Uno es el padre, otro la comunicación, otro la reflexión, etc.
A todo ello se le añade la simbología y el color, elementos imprescindibles para la plena comprensión de cada Arcano.

Hay mazos de temática muy variada, como podemos comprobar en cualquier catálogo de barajas de Tarot, pero sin duda alguna, uno que siempre ha llamado poderosamente mi atención ha sido el Tarot Egipcio Kier.

A la representación de la figura central, de una forma más o menos reconocible y comparable con lo que puede ser su imagen en un Marsella, (en el caso de los Arcanos Mayores, ya que en el resto de cartas se representan acciones o virtudes que nada tienen que ver con los Arcanos Menores), se le añaden en dos campos bien delimitados, uno superior a la figura y otro inferior, una serie de caracteres a modo de jeroglíficos que contienen significados sagrados y fuerzas ocultas.

Al igual que a lo largo de la historia se han utilizado los capiteles, bóvedas, frontones, parteluces, complejos pictóricos y escultóricos para enseñar y adoctrinar sobre las diferentes religiones, mostrando a las gentes que no sabían leer los misterios de la Biblia (por ejemplo, en el caso del Cristianismo) y sus distintos pasajes, estos símbolos aportan un conocimiento esotérico que enriquece y aclara, (si nosotros consideremos necesario su incorporación en la lectura), la profundidad real del Tarot.

La parte central de la carta la vamos a dejar en blanco y negro ya que lo que queremos interpretar son las partes superior e inferior de la misma.

Comenzamos con El Mago.


En la parte superior los ojos representan los ojos del Maestro, el infinito, el ocho tumbado, el caduceo de Mercurio, los 8 Kabires que rigen la Naturaleza y los grandes misterios de la vida y la muerte.
El signo situado en la parte del entrecejo representa un tornado de tierra y aire.
El pájaro hace referencia a la fuerza del fuego.
El símbolo restante es de atracción magnética.


Tarot Kier Mago

En la parte inferior, en lo que son las Aguas de la Vida encontramos la piedra cúbica, la piedra filosofal ya labrada y perfectamente escuadradas sus aristas, indicándonos que es el trabajo que tenemos que realizar.
Se trata de la piedra cúbica de Jesod, el noveno Sephirot, el correspondiente a la energía sexual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada