Realiza tu Consulta de Tarot

martes, 27 de septiembre de 2016

El Oráculo del I Ching: Las sobrecargas, los excesos

El mensaje de la semana a través del I CHING: Fácil Progreso (28)

El trigrama superior simboliza el Lago, el agua y con ello la serenidad. El agua estimula, fertiliza e inspira pero en exceso puede provocar daños terribles. Es el inicio del hemiciclo Yin.

El trigrama inferior representa la Madera/Viento, los árboles, el bosque, siendo el centro del hemiciclo Yang.


l Oráculo del I Ching (28) Fácil Progreso


En la imagen vemos una casa tipo palafito, con altos pilares para que no le alcance el agua, una montaña de fondo compuesta por grandes rocas y un primer plano de árboles y vegetación.

Podemos apreciar que el agua, puede ser un lago, está creciendo por encima del nivel del suelo, cubriendo parte de los troncos de los árboles. Tal vez se haya producido una crecida.

Queda claro que hay un exceso de agua que está subiendo por encima del nivel deseado pero los árboles aguantan bien, cumplen con su misión de sujetar el terreno y todavía se mantienen en pie.
Si, se mantienen en pie, pero es debido a que el agua no tiene todavía la fuerza suficiente para derribarlos.

El texto de “fácil progreso” tal vez no nos deje claro que se trata de sobrecargas, excesos.

Estamos frente a  tiempos excepcionales pero tales circunstancias  son pasajeras.
A pesar de su corta duración debemos tener en cuenta de no sobrepasar el límite de nuestras fuerzas, ya que muchas veces es más inteligente para y descansar un rato para reponer fuerzas, que continuar en el esfuerzo y llegar exhaustos de tal manera que nuestra vitalidad se vea mermada, nuestras fuerzas reducidas a nada y nuestro estado físico y mental se deterioren en exceso, por lo que ya no necesitaríamos un pequeño descanso sino un gran período de convalecencia.

Imaginemos que somos una viga de madera. Su misión es soportar el peso de la techumbre, por ejemplo, pero si esa carga es mayor que su fuerza la viga se doblará como acción del peso pudiendo llegar a partirse si llega un momento que no soporta más carga.
Los humanos muchas veces hacemos lo que humanamente podemos, llegando a no ver claros nuestros límites ya que lo que ocupa nuestra mente es la carga que tenemos que llevar sin pensar en las fuerzas con las que contamos.

Como sobrecargas debemos asumir las laborales, las emocionales, y sociales entre otras, que hacen que pensemos que tenemos que estar demostrando que podemos con todo lo que nos echen.


Pues precisamente se trata de eso de que no somos burros de carga al que añadir sacos de patatas, (que también habría mucho de qué hablar), somos personas con una necesidad de cumplir con nuestros propios ritmos y necesidades naturales de vivir de acuerdo con “nuestra verdad”, con lo que somos, pensamos y sentimos, ser uno con la naturaleza, siendo conscientes de dónde estamos y cuáles son nuestras motivaciones. Sólo así alejaremos de nuestra vida el exceso de estrés y las sobrecargas.

lunes, 5 de septiembre de 2016

El Oráculo del I Ching: La Adversidad



El mensaje de la semana a través del I CHING: El Oscurecimiento de la Luz (36)

El trigrama superior simboliza la Tierra, lo receptivo, flexible e intuitivo.

El trigrama inferior representa el Fuego, lo esclarecedor, inteligente y comunicativo.


El Oráculo del I Ching: El oscurecimiento de la luz


La imagen nos muestra perfectamente los elementos a los que los trigramas hacen referencia, puesto que aparece un hombre en lo que puede ser un atardecer, sentado en una roca echando tierra sobre un fuego, como si su jornada se acabara y estuviera extinguiendo la llama que le ha acompañado durante el día. Es como si estuviera poniendo punto y final a algo, bien porque se le ha acabado el tiempo o la paciencia o porque no es el momento adecuado para llevarlo a cabo.

Esta situación es lo que podemos denominar como estar pasando por una “etapa baja”. 

Pensamos que la luz es lo bueno y la oscuridad lo malo, pero ambas forman parte de un todo, como el Yin y el Yang, se complementan y se necesitan para poder existir.

Al igual que no estamos despiertos las 24 horas, porque resultaría agotador, incluso acabaría con nuestra existencia, hay momentos en la vida en los que tenemos que desconectar y descansar para adaptarnos al cambio de una etapa en la que todo ha sido claridad, a una nueva situación en la que las nieblas y penumbras no nos dejan siquiera vislumbrar el camino.

Ante esta circunstancia hay que ser flexible y reorientarse para poder hacer frente a las situaciones venideras.

Lo importante será que aprovechemos estas horas bajas para ser creativos, desarrollarnos  interiormente, mantener claras nuestras metas y ser fieles a nuestros ideales sin importarnos lo oscuras o estresantes que puedan ser esas fuerzas que nos rodean.

Actuar ahora con prisa no sólo va a hacer que no restauremos el equilibrio sino que además prolongará este período de dificultad.
Esta retirada, no tenemos que verla como un problema por el simple hecho de que no podamos cumplir con ciertos compromisos ni estar a la misma altura que otros, (personal, profesional o económicamente) si no que debemos verla como una oportunidad de tomarnos el tiempo necesario o incluso distanciarnos del entorno para tener una mejor perspectiva y buscar la dirección adecuada.