Realiza tu Consulta de Tarot

lunes, 25 de julio de 2016

El Oráculo del I Ching: Antes de la Consumación, antes del fin



El mensaje de la semana a través del I CHING: Antes de la Consumación (64)

El trigrama superior simboliza el Fuego, lo clarificador, lo inteligente, lo comunicativo y pasional.

El trigrama inferior, el Agua, lo abismal, afrontar el peligro, lo emocional.
 

Oráculo del I Ching, Hexagrama 64, Antes de la Consumación
Oráculo del I Ching, Hexagrama 64, Antes de la Consumación
 
La imagen nos muestra un paisaje con rocas y vegetación en la que un zorro está parado a la orilla de un río de aguas abundantes y agitadas, como pensando ¿y ahora qué hago?, ¿cómo cruzo?, entre la duda y la valor.

El zorro simboliza el fuego y está sobre el agua, el río. En este caso la simbología de la imagen está muy bien hilada con los significados de los trigramas.

Que el último hexagrama del I Ching, sea “antes de la consumación”, en lugar de “después de la consumación”, se debe a que el sistema de mutaciones no tiene final.

El círculo se cierra sobre sí mismo y los cambios son continuos y constantes. De hecho el hexagrama siguiente no tiene por qué ser el 1, puede transformarse en cualquiera de los otros hexagramas si muta.

Las circunstancias son difíciles. La labor es grande y llena de responsabilidades pero es una tarea que anuncia éxito, salvar el caos para restablecer el orden. Para ello hay que ser cauteloso y moverse con astucia, al igual que el zorro. 

Pero un zorro joven no tiene la experiencia de un adulto y tenderá a precipitarse al carecer de la prudencia del  más experimentado. Todo ello puede  hacerle caer al agua incluso cuando le quede poco por llegar a la otra orilla, bien porque no haya calculado bien la distancia entre piedras para dar sus saltos o es muy posible que le haya traicionado su exceso de confianza y arriesgue demasiado en lugares no oportunos.

Este hexagrama nos aconseja tener reflexión y prudencia, elementos básicos y fundamentales para alcanzar el éxito. 

Porque el propio camino te ponga obstáculos y te impida continuar por el mismo sendero no implica tener que cambiar de planes. Es una oportunidad para ser creativos, ser lo suficientemente flexibles para cambiar de rumbo y ver nuevas perspectivas que se abren a nuestros ojos.

lunes, 18 de julio de 2016

El Oráculo del I Ching: La Pequeña Fuerza Domesticadora

El mensaje de la semana a través del I CHING: La Pequeña Fuerza Domesticadora (9)


El trigrama superior simboliza el Viento, lo suave, el centro del hemiciclo Yang.

El trigrama inferior representa el Cielo, la fuerza, el centro del hemiciclo Yin.

La Sabiduría del I Ching: La Pequeña Fuerza Domesticadora (Hexagrama 9)
La Sabiduría del I Ching: La Pequeña Fuerza Domesticadora (Hexagrama 9)


En la imagen vemos un potente dragón verde en lo alto del cielo.
El viento es el encargado de desplazar a las nubes por el cielo pero por sí mismo, siendo sólo aire no produce grandes movimientos duraderos.
Esto nos quiere decir que cuando no es tiempo para hacer grandes cosas ni ejercer un fuerte poder, la mejor opción es suavizar nuestra naturaleza animal y dedicarnos a realizar pequeñas cosas, a centrarnos en los detalles, para así cuando sea el momento poder hacer cosas más grandes.

Este hexagrama nos habla de aprendizaje y dificultad en lo que es el crecimiento personal, indicándonos que los avances no debemos hacerles de forma brusca sino controlando la ansiedad y las emociones, dando pequeños pasos para obtener buenos resultados.

Cuando nos dice “domesticadora” nos habla de poner riendas a nuestro carácter ya que las prisas y  los nervios por conseguir nuestras metas sólo hacen que el camino se vuelva quebradizo al carecer de capas, de poso suficiente para que soporte nuestro peso, nuestros pasos y nuestras acciones.

Así pues, con decisión pero despacio, podemos ir puliendo esos pequeños defectos de carácter que todos tenemos y que en más de una ocasión hacen que nuestra fuerza se vea mermada a la hora de hacer las cosas.


Ese “frenar” es muy útil puesto que, primero, no es momento de ir con prisas y querer abarcar grandes proyectos y segundo, el hecho de ir despacio hace que ahorremos energía, una energía que nos será muy beneficiosa para que veamos el entorno de una manera más pausada y al no tener tanta tensión por alcanzar los objetivos deseados seremos capaces de ver las oportunidades de una manera mucho más clara.

lunes, 11 de julio de 2016

El Oráculo del I Ching: Menos es Más



El mensaje de la semana a través del I CHING: La Deficiencia (41)

El trigrama superior representa la Montaña, la delimitación, la quietud. Completa el ciclo Yin Yang.

El trigrama inferior simboliza el Lago, la alegría, lo que estimula y fertiliza. Se inicia el hemiciclo Yin.

El vapor que se origina en el Lago, asciende  y fertiliza a la montaña, encontrándose en armonía.

La merma, la disminución, considerándola literalmente, supone para nosotros una resta, una pérdida, asignándole únicamente connotaciones negativas.

Pero esa disminución también hay que considerarla como una simplificación, una forma de liberarnos de cosas superfluas que muchas veces deseamos ansiosamente en busca de un placer que nos proporcione una felicidad rápida, instantánea y  muchas veces ficticia.

Por lo tanto en este caso, el despejar el camino y tratar de simplificar nuestra vida, tanto a nivel material como espiritual, hace que nos alejemos de los excesos y con ello de las pasiones y del afán de acumular por acumular, centrándonos en lo verdaderamente básico y esencial.




En la imagen vemos un camino que nos dirige a una casa o palacio rodeado de vegetación y protegida su espalda por una montaña elevadísima que lo resguarda de los vientos y los cambios de temperatura.

Elevando nuestra espiritualidad y sabiendo distinguir lo importante de lo superficial, nos protegemos de las muchas desdichas que nos autogeneramos por el simple hecho de querer acumular, cosas, amigos, relaciones etc…

Como se suele decir “menos es más”. Con esto no interpretéis que la pobreza sea la solución, ni muchísimo menos, pero si insistir en que si no estamos bien con nosotros mismos, si estamos llenos de insatisfacciones y complejos y queremos llenar ese vacío o compensar esas carencias con cosas, lo único que conseguimos es una satisfacción temporal, que al poco de haber conseguido lo que deseábamos va a hacer que necesitemos otra cosa porque no ha solucionado el problema.

En ocasiones, hacer limpieza y dejar huecos permite que a nuestra vida lleguen cosas nuevas y refrescantes.