RESERVA TU CONSULTA

Realiza tu Consulta de Tarot

miércoles, 29 de abril de 2015

La tirada de la Cabaña de la Luna



Los ritos de paso a la pubertad han sido celebrados en todas las culturas desde siempre como parte del aprendizaje del hombre y de la mujer respecto a su camino espiritual y a su lugar en la Tierra.

Cuando las muchachas de algunas tribus nativas Americanas se convertían en mujeres adquirían el poder de la vida y de la muerte con su primera sangre.

Para poder conocer ese don del espíritu en profundidad se retiraban  a un tipi o tienda separada del resto en la que las ancianas les ayudaban a descubrir su poder interior.

En la “Cabaña de la Luna” las mujeres compartían el conocimiento del mundo y de ellas mismas en armonía y hermandad durante el tiempo que duraba su período menstrual.
También allí se guardaban los escudos que confeccionaban y que era un fiel reflejo del poder y de los dones únicos que el Gran Espíritu había concedido a cada mujer en su viaje vital.

Vamos a ver  la Tirada de la Cabaña de la Luna, inspirada en la ancestral sabiduría de los pueblos nativos americanos.
 
Al igual que la luna recibe la luz del sol y la refleja, esta tirada actuará como un espejo reflejando las fuerzas que se mueven en nuestro inconsciente, permitiéndonos conocernos mejor.

Si esta tirada la realizamos cada cierto tiempo podremos comprobar la evolución personal del consultante.

La disposición de las cartas se hace según el esquema que se indica a continuación. Se utilizan los Arcanos Mayores.


Tirada de la Cabaña de la Luna



Significados de las posiciones:


Posición 1. El Espíritu

El Arcano que aparezca en esta posición será el que nos indique cuáles son los verdaderos talentos y capacidades espirituales del consultante. También nos permite comprender la energía espiritual que le mueve en su actual ciclo vital y si está actuando en consecuencia.
Si el Arcano de esta posición aparece invertido indica que el sujeto no canaliza adecuadamente su energía espiritual.


Posición 2. Las semillas

Esta posición nos habla de las semillas de futuro y del crecimiento reciente de los intereses del consultante. El Arcano nos permite averiguar qué tipo de relaciones, personales o con el entorno, está a punto de iniciar el consultante. También nos muestra los verdaderos sentimientos que tiene con respecto a algo o a alguien.

Posición 3. El sueño dentro del sueño

El estudio del Arcano que ocupe esta posición nos puede conducir hacia el verdadero objetivo de la vida del consultante en su ciclo de vida particular.

Podemos averiguar si el consultante está viviendo según los parámetros de su ego superficial  (carta del derecho) o si está cumpliendo los objetivos de su yo más elevado (carta del revés).


Posición 4. El don de la sabiduría

Este Arcano indica la sabiduría interior que posee la persona y de la que posiblemente él mismo no sea consciente. Por norma general buscamos las respuestas a través del reconocimiento externo, cuando éstas suelen estar en nuestro interior.

Esta carta nos muestra sin prejuicios ni autoengaños lo que nuestro corazón ya conoce. Es la voz de la conciencia.


Posición 5. El escudo

En esta posición se encuentran las energías inconscientes representadas por el resto de los Arcanos.
A través del significado de la carta que ocupe este lugar descubriremos el escudo de poder del verdadero yo del consultante y éste reconocerá su verdadera esencia y nivel de crecimiento personal en el que se encuentra.

lunes, 27 de abril de 2015

Oráculo del I CHING: La Gran Fuerza Domesticadora



El mensaje de la semana a través del I CHING: La Gran Fuerza Domesticadora (26)



El trigrama superior simboliza la Montaña, mantenerse quieto, la meditación, el descanso, lo perdurable.

El trigrama inferior representa el Cielo, asociado a lo creativo.

Lo creativo, cuyo movimiento tiende hacia arriba, está abajo y está detenido por la quietud, lo inamovible.



I ching, 26 La gran fuerza Domesticadora


Posiblemente se nos quiera transmitir con este hexagrama que para conservar la creatividad se requiere firmeza. Que para poder desarrollarnos tenemos que mantenernos firmes en nuestras convicciones, siendo conscientes de nosotros mismos para poder ser lo que hemos venido a ser.

En la imagen podemos ver a un  dragón cuyos pies se desvanecen con el terreno que pisa, camina con los ojos cerrados. Agitando los brazos hacia adelante como cuando se juega a la gallina ciega, parece estar guiado por una fuerza interior que lo guía por un camino no trazado.

Es como si se estuviera fundiendo con el ambiente, licuado como si internamente su instinto lo guiara. Fluye y en ese fluir no ofrece resistencia al entorno ni a los acontecimientos que lo presionan. Tal vez así, con concentración y autodisciplina podamos alcanzar nuestro potencial.

Al abandonar la referencia visual con el mundo real y sus creencias, todo se vuelve más claro. No estás atado a falsas ilusiones ni engaños y todo en ti se vuelve más ligero, estás menos agobiado por ideas y creencias que no te aportan nada a tu crecimiento espiritual. 

En el fondo de la imagen las montañas contienen al cielo, le dan forma. De aquí podemos extraer el poder educador de este hexagrama, porque educar es poner límites y actuar con firmeza para que el discípulo llegue a ser lo que ha venido a ser, no para domarlo y convertirlo en lo que el educador quiere ya que eso le privaría del desarrollo de su propia esencia con sus cualidades y aspectos creativos.

Si en lugar de educar domesticamos conseguimos individuos moldeables y fáciles de guiar, sin fuerza de carácter ni autodisciplina ni consciencia de sí mismos, sólo personas dependientes, sin opinión y fáciles de manipular.

viernes, 24 de abril de 2015

Rituales Ancestrales



Cuando hablamos de rituales nuestra mente nos transporta a tiempos remotos donde en una marmita como en la que cayó Obelix se cuecen hierbas, cola de ratón, rabo de lagartija y huesos molidos, o quizá algo más moderno, hecho con velas e inciensos, o seguro que nos vamos a la Edad Media donde brujos y hechiceras hacían sus vaticinios ocultos en la sombra del anonimato para que nadie les acusara de  herejes.

Puede también que nos imaginemos a Marie Anne Lenormand leyendo el futuro a Napoleón y Josefina, con aquellos trajes tan pomposos.
Pero sea a donde sea que nuestra mente nos haya llevado no debemos olvidarnos de otros pueblos, con su cultura, su civilización y su espiritualidad propia, desde que el hombre dio sus primeros pasos por esta tierra.

Hoy quiero hablar sobre los nativos Americanos, los indios.

Antes de que el hombre blanco llegara a Norteamérica, estaba poblada por un amplio mosaico de pueblos que a pesar de sus diferencias compartían unas creencias espirituales basadas en la creencia de que la Vida es un don sagrado que el Gran Espíritu ha otorgado al ser humano, que la disfruta durante un corto período de tiempo mientras camina sobre la Madre Tierra.

Esta cosmología propiciaba que sus ritos estuvieran enfocados en honrar y sacralizar el paso del hombre por la Tierra y sus diferentes etapas.

Si tomamos como base la tradición del pueblo Lakota, transmitida durante generaciones de manera oral, encontramos siete ritos sagrados en los cuales se ora con la Pipa Sagrada convirtiendo cada bocanada de humo que exhalan en una acción de gracias.

Estos ritos han sido comunes a todos los pueblos indios, aunque con algunas variaciones.

Vamos a ver cada uno de esos siete ritos y voy a acompañarlo de una imagen del Tarot de los Nativos Americanos que creo que lo puede representar.



Inipi, Tarot Nativos Americanos

 
Inipi: Significa “debéis purificaros” y es el primer rito y uno de los más antiguos que se conocen.
La técnica de datación del carbono 14 ha permitido evaluar la antigüedad de los restos encontrados en algunas de las tiendas entre 50.000 y 80.000 años, convirtiendo al Inipi en la más antigua expresión espiritual que se conoce, de la que además se han encontrado restos prehistóricos en lugares como Alaska o Siberia.
El ritual conducido por un chaman u “hombre medicina” se realiza en una tienda de sudación en la que, como en una sauna, unas piedras candentes situadas en el centro evaporan el agua que se vierte sobre ellas, provocando a los asistentes un estado alterado de conciencia.
Es un ritual de purificación y oración y simboliza que el ser humano renace dentro de la Madre Tierra.
Se realizaba siempre antes de cualquier otro rito sagrado utilizándolo como preparación, aunque también se puede hacer en un acto de sanación u oración.



Hanblecheyapi: Significa “llorar por una visión”.
Esta ceremonia es personal y se realiza como cumplimiento de un voto, por ejemplo en agradecimiento a la curación de un ser querido.
Después de purificarse en el Inipi, el sujeto se aísla en lo alto de una montaña sin comida y sin agua para orar cuatro días y cuatro noches, después de los cuales es posible que tenga una visión. Si así ocurre, una vez analizado y comprendido el significado de la visión, ésta marcará la vida del sujeto.
También puede realizarse porque se quiera encontrar respuesta a sueños o incluso como medio para encontrar una nueva forma de vivir.
En ocasiones, la búsqueda de la visión otorga poder al que la emprende, como por ejemplo la videncia o el poder de sanación, convirtiéndolo así en un chamán.
Una vez terminada la ceremonia, se reúne con sus amigos en el Inipi para orar y luego les ofrece un banquete y regalos en agradecimiento por el bien recibido.




WiWang Wacipi, Tarot de los Nativos Americanos

 
WiWang Wacipi: Significa “danza del sol” y no puede ser realizada esta ceremonia por una mujer, salvo en casos excepcionales, debido a que en ella el hombre ofrece el dolor que le proporciona este sacrificio a sus hermanas las mujeres para comprender el dolor que éstas sienten al dar a luz.
La danza se efectúa mirando directamente al Sol mientras tiraba de dos cráneos de bisonte cosidos a su espalda con correas de cuero hasta que la piel se le desgarraba.
Su finalidad es la de ayudar a sanar a algún ser querido.



Nagi Yuhapi: Significa “guardia del espíritu” y es una de las más practicadas porque forma parte de los ritos familiares.
Cuando muere un niño, el padre o la madre guardan un mechón de su pelo durante un año y transcurrido ese tiempo lo queman para asegurarse de que parte hacia el mundo espiritual.



Isnati Alowanpi: Es la ceremonia de la pubertad femenina.
Una muchacha recoge su primera menstruación y la coloca en la copa de un árbol. Entonces será conducida por primera vez al isnatipi o casa de las lunas, un tipi apartado en el que recibirá la instrucción de las ancianas en ese momento sagrado de purificación.
Este rito se repetirá a lo largo de su vida cada vez que sangre, quedándose el padre al cuidado de la casa y de los hijos, lo que le permitirá entrar en contacto con su parte femenina.




Hunka Alowanpi, Tarot de los Nativos Americanos

Hunka Alowanpi: Significa “ceremonia de emparentamiento” y es un rito muy antiguo en el que los hombres se convierten en hermanos, aunque también puede realizarse entre personas de distinto sexo.
Cuenta la tradición que después de un gran período de guerra y enemistades entre los pueblos Pawnee y Lakota, que provocaron una gran hambruna, éstos se hermanaron tras una visión que tuvo un anciano que les llevó a intercambiar el maíz (los Pawnee) y el arroz (los Lakota).
Este ritual se celebra cantando una canción.




Tapa Wankahepayi, Tarot de los Nativos Americanos

 
Tapa Wankahepayi: Es la ceremonia del lanzamiento de una pelota de piel de bisonte en el que las jóvenes casaderas se colocaban en círculo en torno a la joven que acababa de casarse. La novia, a la que vendaban los ojos y desorientaban dándola vueltas, debía lanzar la pelota.
La joven tocada por ella será la primera en casarse y el resto lo harán según el orden en el que la pelota les haya alcanzado. 


¿Vendrá de aquí la tradición de lanzar el ramo?

Todos estos rituales, a pesar de la distancia en el tiempo, nos resultan cercanos ya que pretenden lo que pretendemos todos cuando queremos purificarnos con un baño y una sauna, pedir consejo para mejorar nuestra situación o encontrar un camino nuevo, limar asperezas con los otros, orar para que nuestros seres difuntos estén bien, o disfrutar simplemente de una boda o de que nuestros hijos se convierten en adultos, sentirnos más nosotros mismos, agradecer lo que se nos ha dado y recuperar la conexión con esta Tierra.